916 887 399

Comercial Turé. Maquinaria de Hostelería

Cámaras Frigoríficas

Una Cámara Frigorífica es un contenedor industrial que se utiliza para almacenar determinados productos a temperaturas que están muy por debajo de la temperatura ambiente que hay en el exterior, permite mantener los productos perecederos a la temperatura más adecuada durante el tiempo necesario. Estas cámaras están muy controladas para poder conseguir las condiciones climáticas más adecuadas de humedad, presión, alteración térmica,… para la conservación de los productos en unas condiciones óptimas para su consumo.

Utilizamos las Cámaras para la conservación de productos perecederos tales como la carne, pescados, verduras, lácteos, huevos o frutas. El frío que producen es el secreto para prevenir muchos problemas que están relacionados con la presencia de microorganismos patógenos en alimentos.

Las cámaras frigoríficas, pueden ser de distintas medidas y capacidades y están pensadas para conservar todo tipo de alimentos.

La finalidad, sea cual sea la capacidad y el alimento, es alcanzar una adecuada conservación, que es posible manteniendo una temperatura ligeramente superior al punto de congelación. Lo que se logra con estos grados es mantener el agua de constitución de los alimentos en estado líquido, lo que hace posible ralentizar su degradación y conservar las propiedades inalterables durante un periodo más o menos prolongado.

Para evitar el crecimiento de agentes patógenos durante la refrigeración hay que tener en consideración dos factores fundamentales y que son la temperatura y el tiempo. La temperatura tiene que estar entre 2º C y 5º C, y siempre por debajo de los 8º C, que es cuando los microorganismos comienzan a multiplicarse. Además, los alimentos tienen que conservarse durante un tiempo determinado y no alargarlo porque pueden aparecer hongos y bacterias por causa de la humedad.

Es fundamental que cada tipo de alimento tenga la refrigeración adecuada. Por eso no debemos mezclar las materias primas con los productos elaborados, ni los productos que son de origen animal con los de origen vegetal. Deben permanecer aislados productos de origen animal tales como carne de caza o pescados, mariscos, lácteos, huevos, carne de ave…

En definitiva, las cámaras frigoríficas facilitan una óptima conservación de los productos, que garantiza la calidad, frescura, sanidad y mejora de los alimentos que tomamos cada día.

2 Artículo(s)

por página

2 Artículo(s)

por página